¿Sabías qué...

Los zapatos de Elda se presentaban sobre sedas bordadas

Los zapateros de los años anteriores a la contienda civil (1936-1939) entregaban a sus viajantes unas pañoletas bordadas con el nombre de la empresa, la marca y el logo. Los viajantes extendían esas pañoletas sobre los mostradores o las mesas de las tiendas y, sobre ellas, colocaban las muestras para que los compradores eligieran los zapatos que compondrían el pedido. Era una buena forma de llevar a la práctica esa célebre fras "el buen paño en el arca se vende", queriendo decir que los zapatos de Elda gozaban de una merecida fama que debían mostrarlos sobre finas sedas para realzar su justificado valor por el empleo de las mejores pieles y los más atrevidos diseños del momento.

#s3gt_translate_tooltip_mini { display: none !important; }#s3gt_translate_tooltip_mini { display: none !important; }