¿Sabías qué...

En el siglo XIX llegaron a Elda zapateros de Menorca aportando calidad al zapato

En el año 1897 llegaron a Elda un nutrido número de zapateros procedentes de Menorcar, fundamentalmente de las ciudades de Mahón, Ciudadela y Alaior. Estos profesionales venían buscando estabilidad ante las repetidas crisis que padecía la industria local en la islas. Eran zapateros y aparadoras que sabían realizar sus trabajos para un tipo de zapato de alta calidad, tanto en las líneas de señora como en caballero. En nuestra ciudad encontraron buena acogida, y fábricas que hacían zapatos también de alta calidad junto con otras especialidades como las se niño y cadete. Pronto se adaptaron e insuflaron una mayor calidad a los zapatos que salían de nuestras fábricas. En los años posteriores, y ante el crecimiento imparable de la industria zapateria eldense, traerían consigo a sus familias, y la comunidad menorquina y mallorquina se haría más extensa. Apellidos como Capó, Mezquida, Crespi, Camps, Bonet, Colom etc. forman parte de nuestra propia historia.

#s3gt_translate_tooltip_mini { display: none !important; }#s3gt_translate_tooltip_mini { display: none !important; }